En declaraciones  see a Chaco en Línea Radio el presidente de la Unión Industrial del Chaco, Andrés Irigoyen dijo que la grave crisis que atraviesa el país era previsible desde el inicio de la gestión de Macri por el modelo económico que presentaba. Lamentó los duros ajustes que afecta a todos los sectores y aseguró que las medidas aisladas no sirven para mejorar la drástica situación.

 

Haciendo un análisis de la crisis que está viviendo el país, el presidente de la Unión Industrial del Chaco (UICH), Andrés Irigoyen dijo que “lo que está pasando no nos toma por sorpresa porque desde el inicio de la gestión conocíamos el modelo económico de este Gobierno nacional y nos entristecen muchos los efectos negativos que acarrea”.

 

La realidad que vivimos “empezó como una crisis financiera, se transformó en una crisis económica y luego se sumó la crisis de confianza. Así, en la actualidad es una crisis económica, de confianza y social”, explicó Irigoyen y agregó: “La situación es drástica para el ciudadano común y para todos los sectores industriales, comerciales, profesionales y demás”.

 

Sin dudas, “los costos sociales son muy altos y los actuales funcionarios no son ineptos, están concretando lo que claramente vinieron a hacer”, indicó reiterando que la crisis es transversal a todos los sectores sociales y de la actividad económica a excepción del beneficio que tienen unos pocos”. Y como alternativa para salir a flote, Irigoyen afirmó que a esta altura “no hay medidas aisladas que sirvan; lo que hace falta es un paquete de medidas que contenga a todas las variables e inclusive un acuerdo político que incluya a dirigentes y gobernadores”.

 

“Sin un plan económico serio los cambios de funcionarios no sirven, seguiremos viviendo la creciente concentración de poder con cada vez más desempleo, pobreza, mayor inflación y más gente que no puede cubrir sus necesidades básicas, a lo que se suma que todos los servicios los tenemos valuados en dólares y los sueldos cobramos en pesos”, sintetizó el panorama.

 

Llegamos a un punto donde “muchas familias sacan créditos para pagar los servicios públicos”, manifestó casi al borde de la indignación y remarcó que la “situación es insostenible y para esto no hay análisis que sirva”, lamentó.

 

Para finalizar, dejó clara su postura y subrayó que no pide que el presidente de la Nación se vaya. Todo lo contrario, “tiene que quedarse hasta diciembre de 2019, cambiar el rumbo y afrontar las consecuencias de las medidas que ha tomado”, indicó. “El país debe llegar a las elecciones del año que viene de la mejor manera posible y que luego la gente elija que modelo país quiere”, puntualizó.

 

 

0
0
0
s2sdefault