La Convención finalizó su cometido a la hora 2 y 20 del 22 de diciembre de 1951, y ese mismo día –declarado feriado en la provincia- prestaron juramento a la Constitución sancionada los señores convencionales.

 

Las deliberaciones giraron en torno a un proyecto de constitución presentado con las firmas de los convencionales, pertenecientes todos a un único bloque, el Justicialista, circunstancia que tornó más ágil su tratamiento. El texto sancionado recogió las disposiciones sociales, políticas y económicas de la Constitución Nacional de 1949, entre ellas, los derechos del trabajador, de la familia, de la ancianidad y de la educación y la cultura; la función social de la propiedad, el régimen económico y de los servicios públicos.

0
0
0
s2sdefault