El 1 de marzo de 1948 en un acto multitudinario en Retiro, el presidente Juan Domingo Perón anunciaba públicamente la nacionalización de los ferrocarriles, concretando de esta manera un viejo anhelo del pueblo argentino.

 

 

La multitud, expectante, escuchó por primera vez en silencio a Eva Perón y aguardó la palabra de Perón, ausente debido a una intervención quirúrgica de urgencia, pero en comunicación desde su lugar de internación. 

 

La estatización de los ferrocarriles no fue simplemente una transferencia de la administración de los servicios, sino un hecho singular e independiente que fortalecía la soberanía nacional.

0
0
0
s2sdefault