El 3 de abril de 1950 son embargados por más de 120 millones los activos del grupo financiero Bemberg , verdadero símbolo de una época librada al apetito de los consorcios internacionales. El grupo se había convertido en el enemigo más enconado e intrigante de Juan Perón.

 

Tras el embargo, los misteriosos “accionistas franceses” de la Cervecería Quilmes no se quedaron quietos y acrecentaron la propaganda antigubernamental en el exterior.

 

0
0
0
s2sdefault