Por decreto, el gobierno de José María Guido, sucesor de Frondizi, establece que el nombre de Perón o peronismo, así como cualquier otro símbolo o denominación afín, quedan prohibidos bajo pena de perder todo derecho político quienes lo utilicen con fines electoralistas. (Una reedición recalentada del decreto 4161).

 

0
0
0
s2sdefault