El 31 de agosto de 1951, la mujer de los “descamisados”, por cadena nacional de radiodifusión, anunciaba su “irrevocable decisión”: renunciaba al honor que los trabajadores y el pueblo de su patria quisieron conferirle al proponerla como vicepresidenta de la Nación.

 

Quien reemplazó su candidatura a la vicepresidencia, por decisión de Perón, fue el viejo radical antipersonalista Hortensio Quijano, quien falleció a causa de un cáncer antes de asumir el cargo.

 

Perón asumió su segundo mandato presidencial sin compañero de fórmula y recién en 1954 se realizaron las elecciones que llevaron a la vicepresidencia a Alberto Tessaire, quien asumió en mayo de ese año.

0
0
0
s2sdefault