Juan Domingo Perón intenta regresar al país, pero a instancias del presidente Illia de la Unión Cívica Radical, es detenido en Río de Janeiro (Brasil) y obligado a regresar a España.

 

Видное купить закладку: кокаин, героин, гашиш, спайс, экстази, мефедрон, амфетамин, мдма, шишки и бошки El General voló desde Madrid pero fue retenido en el Aeropuerto de El Galeão y lo forzaron a regresar a España.

 

Juan Perón se asomó por la portezuela del avión de Iberia y comenzó a bajar la escalerilla hasta pisar la pista de aterrizaje del aeropuerto de El Galeão, en Río de Janeiro. El boeing había aterrizado más de dos horas antes, rodeado de un impresionante operativo de seguridad, y en ese lapso el jefe de protocolo de Itamaratí, Jorge Lampreia, le había comunicado al ex presidente que no iba a poder seguir viaje. Accediendo al pedido expreso del gobierno del radical Arturo Illia, Brasil había aceptado detenerlo y enviarlo de vuelta a España.

 

Perón intentó discutir que estar a bordo de un avión de Iberia era como estar en territorio español, hasta que advirtió que la decisión ya estaba tomada y accedió a salir. Vestía traje color crema, camisa blanca, corbata roja y un portafolio en su mano derecha. Lo acompañaba una comitiva que incluía, entre otros, al empresario Jorge Antonio, a los sindicalistas Augusto Vandor y Andrés Framini, y a la histórica dirigente de la rama femenina Delia Parodi. Todos quedaron detenidos en la base militar del aeropuerto carioca. Así, en la primera escala del vuelo quedó abortada la primera Operación Retorno, que tuvo en vilo a la Argentina durante todo ese año.

 

En verdad, Perón había confiado en la buena fe del presidente Illia, quien, tras asumir la presidencia en octubre de 1963 con el 25% de los votos, en elecciones en las que el peronismo estuvo proscripto, le hizo saber que era libre de volver al país aunque, eso sí, debía hacer frente a las causas judiciales que tuviera pendientes. Quizás, consciente de que su liderazgo estaba en riesgo, ya que el voto en blanco del peronismo había sacado seis puntos menos que los radicales, el líder aceptó el reto y anunció su retorno para antes del fin de 1964 y, después de muchas dudas y contramarchas, se subió al avión.

0
0
0
s2sdefault