Se conoce como Masacre de Margarita Belén a la tortura y ejecución de 22 militantes realizadas en un operativo conjunto del Ejército Argentino y la Policía del Chaco durante la noche del 12 al 13 de diciembre de 1976, en un lugar cercano a la localidad de Margarita Belén, provincia del Chaco.

 

El domingo 12 de diciembre de 1976, militantes de la Juventud Peronista detenidos "a la vista" e incomunicados en la Unidad Penitenciaria 7 de la ciudad de Resistencia fueron retirados de sus celdas, con el pretexto de su traslado a la cárcel de máxima seguridad de Formosa y fueron trasladados en transportes militares a la alcaidía de la capital chaqueña.

 

La versión militar de los hechos indicó que la columna que trasladaba a los detenidos en la Ruta Nacional 11 había sido emboscada. Sin embargo, la investigación realizada por la CONADEP demostró que los detenidos no estaban en condiciones de darse a la fuga y que, al llegar a Margarita Belén, fueron colocados en varios vehículos y fusilados.

 

Las víctimas habían sido detenidas en casi todos los casos durante el año 1976. Entre ellos había trabajadores, estudiantes, docentes, periodistas que en su mayoría eran militantes de la Juventud Peronista y Montoneros. Muy jóvenes, sólo dos superaban los 35 años. Ellos fueron: Fernando Piérola, Carlos Zamudio, Luis Arturo Fransen, Manuel Parodi Ocampo, Patricio Blas Tierno, Luis Alberto Díaz, Néstor Sala, Luis Barco, Mario Cuevas, Carlos Alberto Duarte, Roberto Yedro, Reinaldo Amalio Zapata Soñéz, Julio Andrés Pereyra, Ema Beatriz Cabral, Alcides Bosch, Dora Noriega, Delicia González, Carlos Enrique Tereszecuk, Eduardo Fernández, Ramón Luciano Díaz, Ramón Vargas, Raúl María Caire.

 

El caso fue uno de los más de setecientos tomados en cuenta en el Juicio a las Juntas, en 1985, y por eso se condenó a los miembros de la Junta Militar, Jorge Videla, Emilio Massera y Orlando Agosti.

0
0
0
s2sdefault