El 19 de mayo es el Día Mundial de la Hepatitis con el objetivo de concientizar sobre los efectos de la enfermedad. Esta fecha fue instituida con el aval de la Organización Mundial de la Salud y busca alertar y difundir información acerca de las formas de transmisión y de prevención de la hepatitis. Se insta a las personas a hablar abiertamente sobre la enfermedad y a que se realicen test de detección. La hepatitis B y C son enfermedades infectocontagiosas que afectan al hígado inflamándolo y haciendo que deje de funcionar correctamente. El virus de la B puede ser transmitido por vía sexual, pero el de la C puede contagiarse de distintas formas, como recibir prácticas médicas con mala esterilización, pincharse con una aguja contaminada con sangre infectada o realizarse un tatuaje o una perforación con instrumentos que contengan sangre infectada. También, se puede sufrir hepatitis C por ser nacido de una madre que tiene esa enfermedad o por una transfusión con sangre en la que no se detectó el virus.


La Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado alertó que como el virus es muy resistente fuera del cuerpo, puede ocurrir la transmisión horizontal, que es la que se observa en contactos directos (entre familiares de portadores crónicos del virus).

0
0
0
s2sdefault