El 24 de mayo de 1946 la Asamblea Legislativa designa presidente y vicepresidente, para el período comprendido entre el 4 de junio del mismo año y el 4 de junio de 1951, a Juan Domingo Perón y Juan Hortensio Quijano.


El 4 de junio de 1946, Juan Domingo Perón presta juramento como presidente de la Nación en el Congreso, sin la presencia de los representantes de la oposición que, despechados por el triunfo de las fuerzas populares, no asisten a la ceremonia demostrando su desprecio por el voto mayoritario.


El discurso inaugural del triunfador en los comicios ya delineaba los caminos de una revolución en marcha al declarar que había llegado a la más alta magistratura “por el consenso de voluntades que repudian la presión ajena, por el asentimiento de cuantos anhelan que la justicia prevalezca sobre el interés”.

0
0
0
s2sdefault