Triunfa la fórmula Perón-Quijano por el 62% de los votos sobre la de Balbín-Frondizi y se implementa por primera vez en Argentina el voto femenino, sancionado en 1947 durante la primera presidencia de Perón*.

 

Las elecciones resultaron en una aplastante victoria para el Movimiento Peronista (tanto el PP como el PPF), siendo reelegido Perón con más del 63% de los votos (la mayor victoria electoral de un candidato presidencial argentino desde la instauración del voto secreto) contra el 32% de Ricardo Balbín. Ningún otro candidato superó el 3% de los votos.

 

Siendo las primeras elecciones en las que se ejerció el voto femenino, sobre un total de 8.623.646 empadronados, 4.225.467 eran mujeres (48,9% del padrón). En cifras de participación, aunque al principio de la jornada muchas más mujeres que varones se presentaron a votar, la diferencia no fue muy alta, y finalmente votó el 90.32% de las ciudadanas inscriptas contra un 88.16% de ciudadanos. Un 64% de las mujeres votó al peronismo, un porcentaje ligeramente superior al de los varones, del 63%; siendo el peronismo la única fuerza de la jornada por la que votaron más mujeres que varones. Asimismo, el Partido Peronista Femenino logró obtener 23 diputadas, tres delegadas de territorios nacionales y 6 senadoras ―las únicas mujeres presentes en el Congreso Nacional―,40 y 80 legisladoras provinciales.

 

Además, con el objetivo de dotar una mayor autonomía a los territorios nacionales, el gobierno convirtió en provincias a La Pampa y a Chaco, prosiguiendo con la provincialización de Misiones en 1953 y de Neuquén, Río Negro, Formosa, Chubut y Santa Cruz en 1955 a partir de allí esas provincias eligieron a sus gobernadores, que antes eran designados por el Poder Ejecutivo. Así mismo pudieron designar a través del voto por primera vez a sus senadores y diputados nacionales.

0
0
0
s2sdefault