El presidente Arturo Frondizi implanta el Plan Conintes (Conmoción Interna del Estado) –  estado de sitio, que implica la aplicación del Código de Justicia Militar al ciudadano civil, jurisdicción militar sobre  las policías provinciales y pone en vigencia otra vez el Decreto 4.161/56 de la dictadura de Aramburu: queda prohibido pronunciar el nombre del “tirano prófugo”, referido a Juan Domingo Perón.

 

El gobierno de Frondizi estuvo sumamente restringido por el poder militar, sufriendo veintiséis asonadas militares y seis intentos de golpe de Estado.

 

Entre las acciones represivas ordenadas por el Presidente Frondizi antes de la ejecución del Plan Conintes, se encuentran la declaración por 30 días del estado de sitio establecido el 11 de noviembre de 1958, y la sanción de los decretos 10394/58 y 10395/58 del 29 de noviembre de 1958 que reglamentaron la Ley de Organización Nacional para el Tiempo de Guerra, con el fin de ser aplicada a lo que se denominó situación de "guerra interna", que se utilizaron para poner bajo mando militar a los trabajadores ferroviarios. Esa misma ley fue la que se había utilizado durante el gobierno de Perón en enero de 1951 ante una huelga ferroviaria por reclamos salariales para movilizar a los huelguistas y juzgarlos por tribunales militares por el Código de Justicia Militar. Cerca de dos mil trabajadores fueron detenidos y unos trescientos quedaron en prisión, produciéndose el retorno al trabajo de los huelguistas tres días después. 

 

0
0
0
s2sdefault