En la ciudad de Chacharita (Buenos Aires), Evita visita a familiares de las víctimas del incendio en la Manufactura Algodonera Argentina.

 

Nacida a mediados de los años ’20, su época de esplendor tuvo lugar en las décadas del ’30 y ’40, al compás de una expansión productiva que en la Argentina abarcó gran variedad de rubros. La Algodonera, así como sus vecinos Molinos Minetti y el Mercado de Dorrego, llegó a contar con los servicios de un ramal del FC Mitre, que desprendiéndose de su traza original penetraba en la playa de maniobras para abastecer a estos tres gigantes. La Manufactura Algodonera Argentina -su nombre oficial- funcionaba las 24 horas y empleaba a miles de obreros que trabajaban en tres turnos rotativos de ocho horas. En sus alrededores, propició el crecimiento de un polo comercial conformado por negocios, bares y restaurantes.

 

La materia prima altamente inflamable que utilizaba, provocó más de un incendio. Uno ocurrido a fines de los Cuarenta fue enorme magnitud, a tal punto que parte del edificio quedó tan maltrecho que fue necesario dinamitarlo para construirlo nuevamente. Esta operación se llevó a cabo ante la mirada del vecindario, que se reunió en las inmediaciones para observar el acontecimiento. Las viviendas aledañas fueron desalojadas a fines de evitar posibles accidentes por la onda expansiva de la explosión.

0
0
0
s2sdefault