Por decreto del presidente Juan Domingo Perón, con acuerdo del Senado, se designa gobernador del Chaco a Nicolás Russo. El mismo pasó a desempeñarse como comisionado federal al promulgarse la Ley de Provincialización del Chaco, sancionada el 20 de julio de ese año.

 

Las iniciativas parlamentarias se sucedieron pero el asunto comenzó a tomar vigor con la llegada de Juan Perón a la presidencia en 1946. Una de las propuestas era la de Ernesto Sanmartino y Manuel Álvarez Pereyra, en la que se establecía unir el Chaco con Formosa en un solo distrito.

 

follow link EL LOGRO FINAL

 

En paralelo, Perón junto con su vice Hortensio Quijano presentaba el plan de gobernación del Estado pero ante la catarata de pedidos de provincialización señalaba que era necesario un estudio de cada territorio para ver si cumplían los requisitos en lo que estaban “el perfeccionamiento del Poder Ejecutivo local, régimen municipal y legislaturas”.

 

El tercer gran censo nacional tuvo lugar en 1947 y mostró que el Chaco había acompañado el crecimiento del país de tal modo que se hacía impostergable avanzar con su provincialización. En esa época Perón y Evita tuvieron un breve paso por Resistencia, donde recibieron el cariño popular.

 

En 1949 la primera volvió a la ciudad para encabezar el acto de inauguracón de las oficinas locales del Banco Hipotecario. De paso se reunió con dirigentes locales y entre ellos estuvo Felipe Gallardo, delegado municipal de El Zapallar. A Eva le volvieron a plantear el anhelo de provincialización.

 

Ese pedido se reiteró en 1959, cuando dirigentes obreros chaqueños se entrevistaron con Perón en Buenos Aires. En 1951 Evita envió una carta al presidente del Senado, Hortensio Quijano, para abogar por la provincialilzación del Chaco y de La Pampa. El 20 de julio de 1951 se aprobó la ley de provincialización, que Perón promulgó.

0
0
0
s2sdefault