El gobierno de Aramburu inicia una política de persecución y proscripción del Partido Peronista que da a conocer como "Proceso de desperonización de la sociedad".

 

 

Llegado el mes de noviembre de 1955, el sector más liberal y antiperonista del ejército desplaza a Eduardo Lonardi de la presidencia, y designa en su lugar al general Pedro Eugenio Aramburu.

 

Inmediatamente, el nuevo gobierno inicia una política de persecución y proscripción del Partido Peronista que da a conocer como "Proceso de desperonización de la sociedad", en obvia alusión al proceso de "desnazificación" llevado a cabo por los países aliados en Alemania, tras la caída de Adolfo Hitler.

 

Esta política de "desperonización" incluye:

 

-La disolución del Partido Peronista.

-La inhibición de todos sus miembros para ocupar cargos en la administración pública.

-Y la prohibición de exhibir sus símbolos partidarios y de mencionar públicamente los nombres de Perón y Evita.

 

Por efecto de estas medidas, en las calles argentinas está prohibido nombrar a Perón, y en los principales medios de comunicación se hace referencia a su figura como "el tirano depuesto".

0
0
0
s2sdefault