El golpe de Estado del 28 de septiembre de 1951 ocurrió en la Argentina cuando efectivos del Ejército, la Marina y la Aeronáutica al mando del general retirado Benjamín Menéndez intentaron derrocar al gobierno del presidente Juan Domingo Perón. En su breve proclama los rebeldes acusaban al gobierno de haber llevado la Nación a “una quiebra total de su crédito interno y externo, tanto en lo moral y espiritual como en lo material”.

 


El frustrado intento de golpe fue derrotado, Perón y el ministro de Guerra Lucero hicieron una depuración: doscientos oficiales pasaron a retiro, pero fueron indulgentes con los detenidos sabiendo que los tribunales militares podían llegar a aplicar la pena de muerte. En este sentido, Menéndez fue condenado a quince años de prisión, pero no fue degradado.

 

0
0
0
s2sdefault